Paúl Miguel Ortega González BLOG
I Love Dick

Bienvenidos a mi Blog.

En este espacio, les escribiré acerca de lo que más me place en esta vida y es el ¡buen comer! Les enseñare y también aprenderemos juntos de ricas recetas, acompañadas de claves que nos ayudaran a mejorar nuestras habilidades en la cocina.


I Love Dick | Paúl Miguel Ortega González


Sinopsis

    La trama se sitúa en la colorida comunidad de Marfa, en Texas. Allí, una pareja casada (Chris y Sylvere) cada episodio funciona como una aventura conceptual y sensual que pone en escena un triángulo amoroso entre una pareja y Dick un carismático profesor, todo esto en la pequeña ciudad artística de Marfa, Texas. Chris, interpretada por la fantástica Kathryn Hahn al conocer a Dick, queda cautivada por él y comienza a escribirle compulsivamente cartas muy subidas de tono que comparte con su marido. casi sin darse cuenta, comienzan a sentir curiosidad por él, sobre todo Chris. La joven decide intentar seducirle con la ayuda de su marido, pero Dick no la hace caso ni responde a sus cartas. Es a partir de este momento cuando algo en el interior de Chris cambia, y lo que empezó como atracción se convierte en obsesión.

    I Love Dick está inspirada en la obra homónima de la autora Chris Kraus, un libro que, partiendo del formato original, mezcla la teoría crítica, la filosofía y la crítica desde el punto de vista del arte y se convierte en un manifiesto inclinado y feminista. la atracción que describe la trama se complica porque se convierte en una obsesión que lleva a Chris a escribirle a Dick centenares de cartas en las que da rienda suelta a su deseo sexual que sin pudor alguno expresa, entre otras cosas, su inconformismo por la mirada masculina predominante en el arte, hecho por mujeres y porque éste siempre tenga que llevar la etiqueta de ‘femenino’ o adscribirse al colectivo feminista. Una obsesión que se convierte en catalizador de su creatividad y talento, en una necesidad incontrolable por expresarse. Una obsesión liberadora que convierte a Dick en objeto y a Chris en sujeto de su propia vida. El deseo circula, ni reprimido ni acallado.


.


Comparte esté post:

Regresar