Paúl Miguel Ortega González BLOG
American Gods

Bienvenidos a mi Blog.

En este espacio, les escribiré acerca de lo que más me place en esta vida y es el ¡buen comer! Les enseñare y también aprenderemos juntos de ricas recetas, acompañadas de claves que nos ayudaran a mejorar nuestras habilidades en la cocina.


American Gods | Paúl Miguel Ortega González


    'American Gods' se ha convertido en la serie más importante de la televisión". Con semejantes palabras titula Entertainment Weekly un texto en el que habla sobre la importancia de esta nueva serie del canal Starz por tratar sobre "un grupo de inmigrantes que tratan de triunfar en un país activamente en contra de ellos". Con un esquema que se repetirá en algunos episodios, el piloto de ‘American Gods’ arranca con un prólogo que nos traslada hasta el año 813 para contarnos la primera incursión vikinga en territorio norteamericano. Una leyenda que sirve para que Fuller deje claro su sangriento y espectacular estilo, y el espectador asuma que TODO es posible. Es lo que pasa cuando ves hombres desmembrados y cabezas que se convierten en 'globos de sangre' a los tres minutos de comenzar.


    Hablamos de la adaptación del best-seller de Neil Gaiman publicado en 2001 que enfrenta a los dioses antiguos -Loki, Horus, Sheba, etc.- contra la falta de fe de la población norteamericana que siente más apego hacia dioses modernos como los medios de comunicación o las drogas. Una interesante perspectiva que en su traslado a la televisión ha generado una expectación máxima.

    Bryan Fuller y Michael Green nos han presentado este año la adaptación a serie de televisión de American Gods, la novela fantástica de Neil Gaiman. La serie, como el libro de American Gods, trata la problemática de las divinidades del Viejo Mundo en las Américas, tras su llegada al continente y cómo a lo largo de los siglos han pugnado por mantenerse vivas de una manera o de otra, lo cual nos lleva al momento presente: a una inevitable contienda entre los viejos dioses (Odín, Cristo, Anansi) y las deidas del mundo moderno (Internet, la Globalización, los Medios de Comunicación, estre otros. 

    En la serie sobre el asesino, las tramas tenían interés pero no eran lo más importante, era una experiencia mórbida, sensorial y sangrienta en la que funcionaba la forma sobre el fondo, pero en la adaptación de una novela, el proceso de asimilar un estilo se torna complementario. ¿Hay que conocer el material de partida para poder disfrutar de la serie? No necesariamente, pero la experiencia varía bastante en detalles como el que nos deja su último episodio, es decir, un cliffhanger que sólo funciona si tienes idea de hacia dónde va esto.

    Poco a poco vamos conociendo más a cada uno de los personajes y «American Gods» presenta una forma diferente de ver la muerte. 


    ¿Asume que hay vida después de ella? Sí, pero a su manera. Anubis, el dios de la muerte del antiguo Egipto, parece ser el encargado de llevar a cada uno de los personajes que fallece al lugar donde les corresponde: el cielo, el infierno, la nada... tras un previo examen de conciencia, o, más bien, de corazón. La adaptación de la novela de Neil Gaiman no solo aporta otra forma de ver la muerte –como un paso a lo que quiera que hayamos creído durante toda nuestra vida–, también nos plantea una manera distinta de afrontarla. No todo el mundo es bueno cuando se muere. 

    ‘American Gods’ es una de esas series que cuesta recomendar, y con la que se agradece encontrar alguien con quien charlar de ella. Porque forma parte de un universo muy particular, y místico, en el que es fácil perderse aunque parezca que todo encaje. Y viceversa. Yo no tengo claro si estoy captando TODO lo que la historia me quiere contar, pero tampoco me importa. Porque lo que Fuller y Green han hecho con el alabado relato de Gaiman puede ser más o menos fiel (aunque por el momento no se conoce queja), pero es espectacular. Gracias a una narración medida que logra atraparte con personajes (muy) peculiares y una inusual capacidad para convertir lo impensable en posible. Y su impecable propuesta visual que, para lo bueno y para lo gráfico, inunda la pantalla a través de una intensidad pocas veces vista.


.


Comparte esté post:

Regresar